marzo 06, 2010

¿"@"? No por favor, no me excluyas

Según una teoría de un tal Beneviste, en la enunciación de cualquier discurso se establece una relación entre el "Yo",el sujeto que enuncia (y puede ser un sujeto gramatical colectivo) que se enfrenta a un "Tú", quien me escuchas, a quien me dirijo. Y en este juego de enunciación, quien queda fuera es "Ellos","los otros", son a los que no se les deja espacio en el discurso. El y el Yo puede juntarse para hacer un Nosotros, pero a los otros se les excluye.
Eso lo aprendí hace unos meses.

Lo que sé desde hace mucho tiempo es que me irrita la corrección política de " mexicanas y mexicanos", "Niños y niñas", "Ballenos y ballenas"... ¡Es denigrante!
Esta fórmula políticamente correcta, supuestamente intenta establecer una igualdad (al menos en el discurso) de los hombres y las mujeres...pero en reaidad es dar atole con el dedo: Se quiere reconocer la igualdad...pero dándole un espacio separado a la mujeres,lo peor es que en muchas ocasiones se trata de una igualdad que se sujeta sólo al discurso, queda ahí, relegada a un papel. Se convierte en un argumento vacío, pues no se lleva a la práctica.

Siguiendo con la línea de Benaviste, se construye un discurso en donde "las mujeres" y "los hombres", "las mexicanas" y los mexicanos" "las hembras y los machos" no constituyen un "nosotros", es decir, en un discurso disfrazado de "inclusivo" se segrega: Los nenes con los nenes y las nenas con las nenas, en vez de crear un sujeto plural, es decir, un Nosotros, los mexicanos, los hombres, los seres humanos, los niños,las personas...
Y me parece una afrenta mucho peor a la lengua española al querer simplificar todo con una @.
Así, dejamos de ser todos, para ser tod@s l@s mexican@s.

Se acerca el Día de la Mujer, y muchas se congratularán de tener SU día (bueno, nuestro, que al fin yo también soy mujer y a las pruebas me remito) y muchas festejarán que al fin se hable de "nosotras" y nuestros logros de igualdad, y las miles de barreras vencidas y demás cosas lindas, mientras siguen esperando que sea el hombre quien pague todo, que sea quien se declare, o peor aún, esperen que los hombres desaparezcan porque, ufff, son unos malditos machos, y cantarán las canciones de Paquita . Otras más, seguramente olvidarán que las mujeres, estadísticamente, aún mantienen salarios inferiores al de los hombres; o que los hombres también sufren abusos por parte de las mujeres; que también a ellos se les debe incluir en la lucha por decidir la maternidad/paternidad...en fin, que aún hay mucho por avanzar, y no sólo de parte de nosotras.

Sí damitas, hay algunos motivos para celebrar el Día de la Mujer, pero también hay muchos más para seguir pidiendo igualdad y respeto a los derechos tanto de nosotras, como de ellos.

**Feliz y agridulce Día de la Mujer.**

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More