diciembre 28, 2009

A la sombra de Darwin

" Es indiscutible que la actual distribución dde la materia viva sobre la Tierra no es sino el resultado de los sucesivos cambios a que se ha sometido y sigue experimentando nuestro planeta, y así lo demuestra la geología al probar que las formas de vida que habitan el globo han estado en constante y lento proceso de cambio." *

Cuando Alfred Wallace regresó a Inglaterra, en 1862, se econtró con numerosas cajas de embalaje repletas con la colección de ejemplares que recolectó durante su viaje por el archipiélago Malayo.

Durante ocho años, viajó por el sur de Asia pasando entre las distintas islas, recolectando y enviando a Inglaterra distintas especies animales que eran vendidas a numerosos coleccionistas. Los miles de especímenes sirvieron para otros estudiosos, especialmente entomólogos, pues muchos de sus ejemplares eran inéditos para los estudiosos europeos.
Actualmente parte de su colección, tan cuidadosamente cuidada y preservada , aún puede visitarse en el Museo de Historia Natural de Londres.

Por ejemplo, esta colección de mariposas en donde se muestra una diferencia de colores entre los machos y las hembras.
Cada uno de sus especímenes fue cuidadosamente preservado y registrado en las notas que Wallace tomaba, de esta manera consiguió llevar un minucioso registro de cada una de las especies que iba reconociendo.
En sus notas no sólo se encargó de los animales que recolectaba, también se ocupo de las características geográficas y étnicas de cada lugar que visitaba. Con estos elementos, pudo reconocer los contrastes entre las distintas especies animales, y de qué manera éstas se distinguían por zonas geográficas, e incluso entre islas cercanas.
De esta manera, comenzó a elaborar una teoría sobre el origen de la diversidad animal, y reconoció que las especies cercanas o parecidas se originaron en ancestros comunes, pero parte de las diferencias entre ellas se debían a las condiciones geográficas. Entusiasmado por su hipótesis, se animó a enviar su ensayo y fue publicado en una gaceta de historia natural. Se trataba de un primer paso hacia una formulación del origen de las especies.

Años después, en 1858, dio un paso más en la formulación de esas ideas al añadir algunas hipótesis sobre el proceso adaptativo de las especies. Emocionado con esta idea, envió su manuscrito a Charles Darwin, quien, a pesar haber fraguado, desde unos veinte años antes, algunas ideas sobre el origen y evolución de las especies, aún no publicaba nada al respecto.
En 1858 Wallace aún estaba en Malasia cuando su artículo, junto con otros textos no publicados de Darwin, fueron presentados en la misma sesion de la Sociedad Lineana, de esta manera, Alfred quedó incluido en un descubrimiento que Darwin daría unos meses después en Sobre el origen de las especies.


El texto de Wallace, "El Archipiélago Malayo" se publicó seis años después de que regresó a Inglaterra, y dice, no lo hizo antes porque estaba ocupado registrando y clasificando cada uno de los especímenes que se autoenvió durante su viaje. La venta de algunos de sus ejemplares le permitó hacerse de una pequeña fortuna, gracias a la cual tuvo oportunidad de ser escritor independiente. Su obra como naturalista continúo en libros como The Geographic Distribution of the Animals (1878), e incluso su labor fue reconocida por Thomas Huxley, quien nombró "línea de Wallace " a la frontera existente entre la región Indo-Malaya y la Autro-Malaya al sur de Asia; se trata de dos regiones en las que Wallace notó una diferencia zoológica originada por la situación geográfica.



Aún cuando Wallace participó en la creación de una Teoría de la Evolución, su nombre quedó a la sombra del célebre Charles Darwin. No se trata de restar méritos al trabajo de Darwin, sino de ubicarle como un hombre de mente inquieta en una época en la que el mundo comenzaba a redescubrirse para los viajeros europeos. Ahora, casi dos siglos después, valdría la pena redescubrir y fijar nuevamente la mirada en el legado de aquellos inquietos naturalistas, y no enaltecer sólo a un hombre.


Referencias:
*Viaje al archipiélago Malayo, Alfred Russell Wallace.
El socio secreto de Darwin, National Geographic, Diciembre 2008
Colección Wallace, Natural History Museum

Sidurti

0 comentarios:

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More