junio 29, 2009

Causas y culpables

Jóvenes se drogan por que no creen en Dios.

Pareciera que esas palabras las pudo decir cualquier persona, de algún vecino que lo comente mientras se actualizan los chismes del barrio, o de cualquier personaje de la telenovela de las 6 (o de las 7,8,9...). Pero no, esas funestas palabras fueron dichas por quien se presume como el máximo representante de nuestra nación; una persona mucho más oficial que cualquier reina de belleza o seleccionado nacional: El señor Presidente.

Durante un acto para celebrar el Día Internacional contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, el mandatario tuvo la ocurrencia de soltar semejante frase con el fin de señalar el peligro de las drogas.

Con esas palabras no sólo se llevó de calle a muchos. No sólo a los drogadictos y ex drogrdictos fervorosos creyentes, también se llevó a los ateos, escépticos,descreidos,indiferentes...también a la Iglesia Católica -al menos con certeza, pues no sabemos si el Dios del que habla pudiera ser aquél de los cristianos en general, incluso de Alá- y como pilón a Michel Jackson, cantante que en esos momentos aún estaba en manos del forense.

Los ateos y escpéticos ya han protestado, ya han levantado la voz, al igual que algunas instancias que atienden los casos de drogadicción. Lo que aún no sé es si la Iglesia Católica ya ha levantado la voz contra estas declaraciones. Me explico.
Tradicionalmente se ha manifestado que la ICAR ha sido la de mayor número de adeptos en nuestro país; al conformar una religión institucionalizada que se sostiene por ser intermediaria entre el cielo y la tierra, es entonces la encargada de difundir el evangelio y de aproximarnos a ese Dios.
Ahora bien, diríamos que el problema de las drogas es producto de un vacío espiritual, en parte se debe a la ineficacia de los mecanismos de la institución, así que en ellos podríamos señalar al culpable de la drogadicción y le narcotráfico en nuestro país.

Está bien, tampoco se trata de alimentar ese argumento reduccionista. La creencia o no creencia no es determinante para los problemas de drogadicción o alcoholismo.Baste mirar, en el Tepeyac, las filas de personas que van a "jurar", o bien a los chicos que vienen de grupos o granjas de ayuda y no reciben apoyo del gobierno por lo que salen a las calles ofreciendo una estampita a cambio de una moneda que no afecte nuestra economía.
Si nos queremos ir un poco más arriba, están las famosísimas narcolimosnas, buenísimas no sólo para limpiar los pecados...también el dinero. Si, esos mismos narcos a los que el gobierno se ha empeñado en destruir y desterrar del planeta son, en buena medida fervientes temerosos de Dios o al menos unos buenos compadres de numerosos sacerdotes, y ni se diga de los altos mandos de la Iglesia que han recibido con las manos abiertas las millonarias aportaciones. El dinero malo se vuelve bueno.


3 comentarios:

El presidente me facilita la tarea de saber por que partido no votar.

Lo que me preocupa es que haga declaraciones así unos días antes de la elección intermedia. Como si sintiera que no tiene nada de que preocuparse.

Un Abrazo.

Como diría mi madre: pinche Calderón puto.

Yo por eso voté por el dr. mono

tu=madre=es=sabia="pinche=fecal=puto"

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More