septiembre 26, 2008

Siguiendo con la música

Hace algunos años, en la primera cita en la que la Tabernera Mítica tuvo el honor de convivir con mi (literalmente) augusta persona, mientras pajaréabamos en una tienda de discos le dije señalando un cartel: Mira, con esas te engaño (sí, ya sé que tengo muy poca madre, pero no estamos hablando de eso). El cartel que señalé era este:


He de decir que estas chicas me conquistaron desde la primera vez. Curiosamente esa primera vez fue una presentación que tuvieron en México a la que me llevaron sin saber yo de qué se trataba. Se trata de 2 chicas inglesas y 2 australianas que tocan violines, viola y chelo... y lo hacen de una manera asombrosa. Lástima que, después de 3 discos, no se volvió a sabr de ellas. Les dejo algunos de sus videos para que, los que no las conozcan lo hagan y los que sí se acuerden.









septiembre 06, 2008

Las fracasadas mujeres exitosas

Todos conocemos a alguien así:

- Mujer realizada.
- Trabajo de oficina (secre, dueña, lacaya, recepcionista, etc.)
- No tiene hijos porque no tiene tiempo ni quiere el lastre de andarlos cuidando.
- Hablan de los derechos de las mujeres pero una de sus aspiaciones es tener sirvienta.
- Sólo quieren hombre para un rato.
- Después lo botan porque "no eres lo que yo esperaba".
- Su vida son las reuniones sociales: comidas, eventos sociales disfrazados de religiosos (bodas, bautizos, etc.), conferecias (sólo si después hay coctel).
- Pugnan por la igualdad entre sexos, pero en la práctica lo que quieren es el dominio, justificándolo con la "opresión que toda la vida han sifrido por culpa de los hombres".
- Hablan de igualdad, pero se encabronan si un hombre no les cede el paso o el asiento y si no paga la cuenta.
- En una relación exige más de lo que alguien le puede dar, incluso exige más de lo que da.
- Gran parte de ellas (no puedo decir que todas) en privado son una Bridget Jones cualquiera: frustrada, se siente sola, inconforme... y fea sin tanto maquillaje.

Para ellas dedico esta rola:



Y esta entrada del autor:

Mujeres malcogidas.

Aclaro: No apruebo la infidelidad bajo ninguna circustancia, ni estoy a favor de que una mujer sólo cocine y lave calzones, pero son precísamente esas mujeres, que se rompen la madre diariamente las que merecen consideración y respeto, no esas pendejas que quieren liberación pero que nunca han pegado un botón o que aprendieron a prender cerillos a los 15 años (caso real).

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More