marzo 14, 2008

¿Quièn quiere?

Los ánimos andan encendidos en este sub mundo llamado internet.
Hace unas semanas un sujeto adornado con sus grandes conocimientos en mercadotecnia dió un rebalón al publicar una columna llamada:
¿Quién quiere estudiar Filosofía en la UNAM?
(sólo busquénle...que no creo que valga la pena enlazarlo, pues miles de respuestas y enlaces han surgido, como este)


Tanto comentarios a favor como en contra de la UNAM han salido por todos lados. Muchos son defendiendo a la "Máxima casa de estudios"...hay que tener cuidado cuando se habla de la UNAM pues los gatitos despiertan y no se quedan con las ganas de arañar, aunque sea un poquito.

Vamos pues, despacito.
¿ De què va esta entrada?
Aún no lo sé. No es propiamente una defensa hacia la UNAM pues este señor Mota(jajaja) no es nadie como para poner a temblar a los universitarios pensando en qué será de nuestro futuro porque ninguna empresa nos va a contratar; además, no soy nadie como para defender a la UNAM, pues es una institución reconocida -para bien y para mal- que desde hace bastante tiempo (algunos dicen que 450 años, desde la U. Pontificia, pero esa era otra cosa) pelea su lugar dentro de la sociedad y su ranking mundial.

El mentado - y rementado- señor Mota (jijijiji) hace pues un simple comentario sobre el tipo de formación que se imparte en la UNAM, especialmente en el campo de las humanidades, pues los egresados no están enfocados a hacer negocios y todavía se atreve a preguntar ¿Por qué será?.

Es una pena que se prevalezca esa mentalidad mercantilista: Si no te preparas y te metes a una buena empresa estás perdido. Abajo el estudio de las humanidades y los estudios sociales pues no hay futuro $$$ en esas actividades. Total, es más fácil extrañar a un ejecutivo de ventas de Sabritas que a un sociológo, antropólogo,lingüista o, porqué no, una pedagoga.

Y ahora les hablo desde mi trinchera: Ya bastante difícil es estudiar una licenciatura en la UNAM en el área de humanidades preguntándote si algún día conseguirás obtener un empleo medianamente relacionado con tus estudios o si terminarás como mesero de un Sanborn´s pero con un gran conocimiento cultural. A todo esto hay que sumarle las constantes preguntas y comentarios : ¿Y de qué vas a vivir? ¿Y en dónde puedes trabajar?

Ahora hay que convencer a la sociedad, gobierno y demás instituciones que la generación de nuevos conocimientos, de pensamientos críticos, investigaciones sociales son necesarias en un país que vive de fútbol y telenovelas, pero en el cual aún tenemos una gran riqueza cultural -y no me refiero solamente al glorioso pasado que nos venden en Chichén Itzá, también lo hay más actual, como las lucha libre,los cacahuates japoneses y la cerveza-.

Finalmente las humanidades y los estudios sociales no indican que uno se convierta en guerrillero o en un completo revolucionario contra el sistema...bueno, en los pasillos de la Facultad de Filosofía y Letras nos podemos encontrar a uno que otro, pero no todo son las FARC, EPR o EZLN. Hay de todo tipo de tendencias, de ideologías políticas, religiosas, identidades sexuales, y hasta modas. Mas que ser un semillero de revolucionarios o revoltosos -como lamentablemente se ha pintado no sólo la FFyL sino toda la universidad- es algo parecido a un Arca de Noé...hay toda clase de animales.

Bueno, para acabar, en un intento de quitar el mal sabor de boca.... les dejo con el mambo universitario. A bailar



2 comentarios:

Y a bailar maaaaambo. Uhhh

Bueno, el mambo universitario es más movido que el himno de la UNAM o el Goya.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More