febrero 22, 2008

Otra vez las estupideces de la Iglesia Católica

Como diría la mamá de un chamaco desmadroso que ha sido llamada de la escuela: ¿Ahora qué hizo?

Resulta que hace una semana murió una adolescente en el D.F. al momento de practicársele un aborto legal. La niña en cuestión ya de por sí estaba mal debido a un cuadro de anemia y luego las cosas se complicaron. Es, hasta donde se sabe, el primer caso de este tipo en casi un año de aprobada la legislación correspondiente. Siempre será lamentable la muerte de una persona joven, dice el viejo dicho: La muerte es para los jóvenes un naufragio. Para los viejos es tomar puerto; también es lamentable la actitud del médico que no revisó la edad gestacional del producto (que no del bebé, ni del niño, no pendejadas de esas) y que lo va a meter en una broncotota. Pero, con todo y eso, hemos de decir, la legislacíon y su praxis han resultado efectivas.

¿Qué pasa entonces?

En uno de los párrafos del artículo enlazado líneas arriba alerta sobre lo siguiente. Énfasis míos:
... entre funcionarios del gobierno de la ciudad se mostró preocupación por las repercusiones de este único caso, registrado a casi un año de las reformas, pues se estima que los opositores a esta práctica médica lo usarán como bandera para asegurar que las modificaciones legales son perniciosas, sin tomar en cuenta los más de 5 mil casos exitosos.
Y así fue. Los mismos hijos de puta de siempre, ya tradicionales clientes de este circuito de blogs y que nos hacen desear que la ley se hubiera aprobado antes, ya abrieron la boca con sus mismas estupideces de siempre:

Esta ley resulta inicua, injusta y tan ridícula como para pensar que no hay vida y persona humana antes de estas 12 semanas. Como si la persona humana surgiera por decisión jurídica -con pretensiones divinas y dogmáticas- , un día después de este periodo de tiempo

Nótese la mordidota de lengua, cualquiera puede interpretarlo como un reclamo por la intromisión en sus terrenos: "para pretensiones divinas y dogmáticas nosotros", es decir, se quejan de que les están rayando los cuadernos.

Por otra parte ¿qué dicen de la madre?

Lamentemos, sí, la muerte de esta joven madre, pero lloremos avergonzados por los más de cinco mil asesinatos perpetrados contra seres inocentes e indefensos en los hospitales de nuestra ciudad homicida.

Eso lo dicen al final y casi casi de pasadita.

Em este párrafo está clarísima la postura de la Iglesia Católica: "La mujer no importa", "Que sólo se ocupe de parir chamacos", "Sí, se murió, qué pena, pero los bebés asesinados... " y párenle de contar.

Maldito protagonismo de mitra y sotana, que busca por todos los medios reestablecer su reinado y su control total de la concienca humana (y de su cartera también). Y conste que esta vez no hablo de religión, terreno en el cual pueden hablar ya que de eso viven, sino hablo, en este caso de salud pública, terreno que por ley les está vedado. Pueden hacer lo que les de su chingada gana con su concepción, pero no la pueden imponer a una mujer, a una niña, a una familia, etc.

Afortunadamente hay dos voces (en realidad son muchas más) que han puesto los puntos claros acerca de este desmadre. Uno de ellos es Federico García Estrada, quien en el año 2000 era Procurador de Derechos Humanos y Protección Ciudadana de Baja California:

La vida y el derecho defienden a personas de carne y hueso, cuando se nace y se desprende del seno materno, cuando se nace a la vida jurídica, no antes. Si así fuera, en nuestras actas de nacimiento diría que nacemos desde que fuimos concebidos. Nosotros nacemos desde que nos desprendemos del seno materno. Ahí nacen los derechos, antes no.

El otro es, en un monumental autogol, Darth Ratzinger:

Aun por encima del Papa, como expresión de lo vinculante de la autoridad eclesiástica, se halla la propia conciencia, a la que hay que obedecer, si fuera necesario, inclusive en contra de lo que diga la autoridad eclesiástica".

Así que, nuevamente, se joden.

3 comentarios:

Pasó casi un año desde la discusión y aplicación de este tema hasta la muerte de la primer paciente.
Si, es un pena, pero mucha más pena da que se use esta muerte como argumento contra el aborto.
En este caso fue una chica menor de edad, sin embargo muchas de las mujeres que han atendido tienen más de 18 años...no todas son chamacas y seguramente pocas de ellas ven el aborto como una salida fácil

Una vez más leo en este blog un artículo interesante, felicidades, siempre me llevo una buena experiencia.

Saludos.

Sin mencionar que hay tanto riesgo en un aborto en situaciones idóneas como lo hay en un parto normal. Si se murió la chica es porque había la probabilidad de que así sucediera, igual que alguien se puede morir por culpa de una muela no atendida (caso real)

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More