septiembre 08, 2007

Hablando del futuro

Muchas personas me han hecho comentarios acerca del mocoso de las anegdotas (comentarios de voz porque los muy ojetes no son ni para dejar un mensajito escrito) diciéndome que el niño no tiene la culpa, que mejor hablara de los pinches maestros. Esos seres que, sólo porque obtienen un titulito de educadores, creen que pueden instruir a un adolescente, siendo que ellos mismos son tan ignorantes de lo que enseñan.

Mi posición en ese asunto es un tanto ambigua. Por una parte estoy de acuerdo con esos comentarios y no abundaré más; pero por otro creo que tampoco es culpa de ellos, no son bien entrenados en el arte de lidiar con niños y pubertos que les son endilgados porque ni sus propios padres los aguantan... y todo por un pinche sueldo miserable.

Mi versión de que los pobres maestros no saben como lidiar con esos mutantes se vió reforzada con otra visita del mocoso del anegdotario. Esta vez no importa la razón de su visita, sino el hecho de que en su cuaderno encontré lo siguiente:
¡NO ME CHINGUEN! ¡EN UN ALUMNO DE SECUNDARIA!

Ver esta imagen me provocó tres sensaciones simultáneas:

1. Risa loca de ver un sello así.
2. Coraje por ver cómo los maestros tratan a esos mocosos como idiotas fomentando esa actitud de no querer crecer.
3. Preocupación por la ínfima calidad de la preparación del magisterio (Dicho de otra forma pinches maestros que mal están).


Pero, fuera de todo eso... ¿A poco no da ternurita?

septiembre 03, 2007

de Beakman al Popocatéptl

Recordando el video del niño predicador me acordé de este programa tan simpático que pretendía dar un empujoncito científico a los niños.



El tema de este video es de los volcanes, lo cual me recordó un caso en particular y muy cercano (para mí) : Nápoles y el Vesubio.
(música de violín) Para los que me conozcan y se intersen en mí, snif, sabrán que tengo mis ojos puestos en Nápoles desde hace más de un año. El motivo ha sido meramente académico, puesto que en esa ciudad uno de los tantos santos es el encargado de salvar a la ciudad de cualquier desastre volcánico.
Cada año la ciudad organiza festejos en honor a este santo esperando que se produzca su milagro: tornar una sustancia negruzca y sólida (presumiblemente sangre del santo) en un liquido rojo.
Dentro de unas cuantas semanas será nuevamente el aniversario de este santo, y cada año la gente espera ansiosa que se produzca el milagro, de lo contrario la ciudad se verá en problemas: ya sea que el Nápoli baje a segunda división (si no es que ya está ahí) o que el monstruoso Vesubio despierte de su letargo.
Este volcán es uno de los más peligrosos por su aparente calma. Los volcanes, así como los niños, son más peligrosos cuando no hacen ruido. Según investigaciones recientes sobre el Vesubio la potencia latente amenaza gran parte de las ciudades localizadas alrrededor de la Bahía con una actividad explosiva y la posibilidad de flujos piroplásticos, lo cual les daría a los habitantes una muerte rápida,pero dolorosa. Ni tiempo les daría de sacar a pasear al santo por las calles de la ciudad para que calme al gigante.
A pesar de todo, algunos napolitanos aún le tienen fe y confian en la eficacia de su santo, supongo que por esta razón su fama y su culto han permanecido.
En México no nos quedamos atrás. El cinturón de fuego que atraviesa la zona central tiene a los investigadores con sus ojos puestos tanto en el volcán de Colima ( que ni está en Colima) que es nene bien portado, de vez en cuando hace algo de ruido y el Popocatépetl, el nene malo que de repente no hace ruido, no dice nada, muy de vez en cuando exhala, acumula energía que pronto tendrá que sacar. Sin embargo, contamos con los fantásticos GRANICEROS, campesinos que viven a las faldas del volcán y que tienen una relación con don Goyo: ellos le sacrifican, y él se mantiene quietecito quietecito.
Como sea, el hombre busca asegurarse un poco de seguridad. En mi caso, prefiero mantenerme alejada de los volcanes... y los pays de cereza explosivos.

septiembre 01, 2007

HAaagan sus apuestas señores

En los albores del primer informe de gobierno de Calderón las especulaciones sobre qué es lo que va a pasar corren a las afueras y dentro de San Lázaro (el recinto, no el santo) y en algunos círculos de intelectuales...!Nah¡
Algunos enterados andarán pendientes del tema, para otros es un informe más y no le dan mayor importancia...
y nosotros somos de ellos.
Las apuestas apuntan a un escenario similar al año pasado: el H.(¿?) Presidente entrará sólo a entregar el paquete de hojas y saldrá del edificio enmedio de un gran revuelo y griterio.

Sin embargo, nosotros no nos podemos quedar callados, así que sometemos estas hipótesis a votación*.

¿Qué va a pasar en el informe?

  • Calderón va entrar y salir como adolescente primerizo, sin que nadie lo sienta y/o se entere.
  • Ni va entrar. Se vaa quedar en el auto y sólo asomará la manita.
  • Uno de los guaruras del presidente llegará a San Lázaro, subirá hasta la tribuna y sacará una cajita musical. Después de girar la manivela y escuchar la tonadita de " mary tenía una oveja" Calderón saltará de la caja con el informe en las manos.
  • Calderón saldrá desde una plataforma en el piso cual mago barato.

Al parecer la nación no se salvará y el domingo nos tendremos que chutar el mensaje del presidente en cadena nacional ( bendita sea la tele por la cable y el internet). Ni modo, nadie le ha dicho que eso de andar dando un larguísimo y aburridísimo informe o mensajitos a la nación itnerrumpiendo la programación tanto en tv. como en radio (ojalá jamás llegue hasta la web) ya está más que out ya que crea un gran número de inconformidades.

En todo caso, rendición de cuentas a la Nación se ha convertido en un espectáculo mediático ya no por el interés en lo que el Ejecutivo nos va a explicar de los logros o planes de su gobierno, sino por la efervescencia política que se cocina en San Lázaro que deriva en una batalla campal que gana más raiting que las luchas.
Si, recordemos el año pasado en el que los respetables legisladores se lanzaron unos contra otros , se aventaron desde la tribuna, se atrincheraron, repartieron zapes y sacaron la lengua unos contra otros. Bonito espectáculo al cual sólo les faltó la narración deportiva con toda la emoción de alguien como Sony Alarcón.




* SI se les ocurren más hipótesis favor de agregarlas o sugerirlas para agregar.









Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More