diciembre 11, 2007

Oh que la...

Como ustedes ya saben, la iglesia católica es ya cliente de nuestro selecto círculo, les hemos tirado duro y no tan duro. Creanme que quisiera públicamente disculparme y dejarlos en paz...

... pero no me dejan.

Es que dicen cada pendejada. Miren nomás las palabras del obispo de Querétaro Mario de Gasperín:
El fetichismo remite a la magia, esa técnica elemental que mediante objetos, gestos y ritos pretende manejar las fuerzas ocultas, siempre anónimas, de la naturaleza o de la divinidad. Ahora todo tiene que ser “mágico” para que sea atrayente, desde la peña monolítica hasta el pueblo colonial; desde la casona antigua hasta la ruina prehispánica; todo, simple y sencillamente debe ser mágico para que tenga valor. La cultura y la historia son cosas del pasado. Se crea así una mentalidad fetichista que prefiere el sentimiento al pensamiento, lo numinoso a lo racional, la fantasía a la verdad...
Leyendo sólo esa parte podemos decir que el ínclito señor dice la verdad y tiene razón ¿verdad? Pues lean el documento completo.

¿Ya? De acuerdo. Procedo a despedazarlo.

Para empezar el párrafo citado anteriormente estaba incompleto. Faltaba una pequeña frase:
la fantasía a la verdad, las predicciones de los astrólogos a las enseñanzas de los apóstoles.

Ahora resulta que las enseñanzas apostólicas son la neta. Pues bien, ¿cuales son esas enseñanzas? Ninguno de los apóstoles dejó constancia escrita de su mensaje. Lo que se conoce como Nuevo Testamento no fue escrito por ningún apóstol.

Pero sigamos:
Los miles de mexicanos que posaron desnudos ante la lente de la cámara fotográfica de un extranjero en la Plaza Mayor de la República, frente al Palacio Nacional y a la Iglesia Catedral saludando (¡) a la Bandera, nuestra insignia (símbolo, no fetiche) nacional, fue un acto de fetichismo social. Este hecho fue aplaudido por la prensa, celebrado en la televisión, amparado por el silencio de las autoridades y saludado con complacencia por la intelectualidad. Al menos, ninguno protestó. El pueblo, respetuoso de los lugares y símbolos patrios, simplemente tuvo que aguantar la arbitrariedad y callar.

¿Cómo los va uno a dejar en paz si solitos se ensartan?

1. Dice que el encuere masivo en el Zócalo (más bien Plaza de la Constitución) fue "fetichismo social", pero no dice a qué se refiere, ni qué fue lo que hizo las veces de fetiche.

2. Cada gesto tiene el valor que se le atribuye. Los que nos encueramos solamente hicimos el ademán del saludo. Ni fue nuestra intención dirigirnos a una bandera, ni había tal bandera. Precísamente para evitar que hubiera pendejos mamones que empezaran a alegar que era una falta de respeto y o tras idioteces la quitaron del reloj de sol, digo, del asta.

3. Dice que la bandera es símbolo, no fetiche. ¿cómo explica entonces que se rindan "honores a la bandera"?

4. Nadie se quejó, salvo los pinches mochos de siempre: PAN, iglesia católica y sus hijos.

5. ¿Envidia acaso?

La cosa no para ahí:
... el hecho en sí se llama simple y llanamente fetichismo. Acto de idolatría, la más rústica y ancestral. Fetiche es un objeto usado como instrumento de poder religioso, económico, social, sexual o psicológico. Un ídolo de verdad [...] El fetichismo remite a la magia, esa técnica elemental que mediante objetos, gestos y ritos pretende manejar las fuerzas ocultas, siempre anónimas, de la naturaleza o de la divinidad.


Y Miren que el señor sabe de eso. La iglesia católica es experta en fetichismo y magia en muchas variantes:

1. El culto a las reliquias con todo y sus procesiones y las reliquias por contacto: Un pedazo de tela o cualquier objeto adquiere los poderes de la reliquia con sólo tocarla.
2. El culto a los muertos. Que cuidan, protegen e interceden.
3. Los sacramentos y su ex opere operato: los sacramentos son benéficos y dan bendiciones por sí mismos, independientemente de la conducta del creyente.

Aún se le puede sacar más jugo, pero ya es tarde y ya va a empezar House. De modo que por hoy ahí le dejo.

5 comentarios:

Ya no sé si llorar o reír (sé que debo llorar). Por fortuna, cada vez son más los que se dan cuenta de cómo funcionan las religiones. Espero que a mis tataranietos les toque ver el fin de las mismas.

Salú.

HOLA... QUÉ COSAS TAN LOCAS DICE ESE OBISPO... Y SÍ, MEJOR HAY QUE VER HOUSE... ME FASCINA LA SERIE.

Díos Mío!!!

Jajaja, no me chingue ese obispo por favor, mira qué parece que describe a la religión católica cuando habla de fetichismo, pues entonces ¿en qué quedamos?
Ja, ni él sabe.

Muy interesante en verdad este post, lo voy a recomendar.

Saludos.

Si, se le olvidaron las reliquias de los santos y el revuelo que causan algunas como las de Teresa de Jesús o la casa de Juan diego

Pasé a desearles muy feliz navidad!!!
Que la pasen bonito y abracen mucho a la gente que aman.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More