noviembre 23, 2007

Pleito de vecindad


Por un lado: La catedral, con sus cientos de años y polvo acumulados
Por el otro: La convención Nacional Democrática, con otros centenares de seguidores.


El pasado domingo un curioso espectáculo tuvo lugar en la Catedral de la Ciudad de México: A gritos de Norberto Rivera, el infierno te espera (lástima que no estuve en esa misa, la tonada es muy pegajosa, casi tanto como Norberto Rivera, ya píntate de Güeera) varias personas, dicen que provenientes de la Convención de AMLO (¡bendita era de las siglas! ¿vdd?) entraron furiosas porque el sonido de las campanas interrumpía su reunión.Varios Ave Marías salieron al aire, junto con escupitajos y manazos.
Vil pleito de vecinos. Los de una casa se enojaron por el escándalo de la otra y se sintieron ofendidos por arruinarles su fiesta... y ninguno tiene razón ¿o si?





Los de la CND dicen que el portazo a Catedral fue por 10 minutos de campanadas como protesta a la convención... Podría considerarse efectivamente como una provocación y un complot, pero se nos olvida una cosita: cuando sonaron las campanas fue cerca del mediodía, como todos los domingos.
Eso no quita que las delcaraciones del personal de Catedral, entíendase don Rivera güera, no se hayan ganado todo tipo de amenazas y mentadas por sus comentarios ( al parecer la Iglesia aún está enojada por aquello del aborto en la capital).

Ha pasado casi una semana y aún están resentidas ambas comadritas. La señora iglesia dice que no abrirá sus puertas hasta que no se asegure su seguridad (sic.) y pide que se lo aseguren por escrito; los de la casa de enfrente dicen que no es para tanto, y se andan con más diplomacia, pues tendrían que meterse también con su familia política.

Este cierre de la Catedral a los feligreses no es más que un berrinche y chantaje por parte de la jerarquía católica, quien pretende castigar a los más inocentes en todo esto : feligreses y uno que otro turista despitado que busca una toma aérea desde el campanario ( a sólo $12 el acceso). En algunos medios incluso han buscado relación o mero dato anecdótico entre este cierre y el que dió inicio a La cristeada (cuando a Calles se le ocurrió llevar al extremo eso de "Estado Laico" y que fue interpretado como una afrenta al dogma).
Ahora veremos qué pasa este próximo fin de semana. Ambas partes se quieren ver muy cordiales con las negociaciones, pero tampoco quieren ceder...
¿A quién le van: el rojo o el variopinto?

Por cierto, dicen que los llamados a misa son como las mentadas...

2 comentarios:

Aunque me gustaría que todas las iglesias (en su sentido amplio) fueran abolidas, tampoco estoy muy de acuerdo con ese cierre. Como quiera es un asunto muy jugoso.

Realmente muy jugoso, que no pasó de ser una especie de chantaje emocional.
Lo siento por el turismo que atrae semejante edificio. De por sí el zócalo está convertido en un caos entre las obras de un museo y la pista de patinaje.

En cuanto a lo que leí en un periódico extranjero del "trágico recuerdo de la cristeada" este hecho está aún demasiado lejos.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More