octubre 09, 2007

Conferencias


Buscando algunas cosas sobr eun ciclo de conferencias sobre el hombre y lo sagrado me topé con un par de ligas sobre una conferencia en particular: "Fuentes en piedra y papel" platicada por Alfonso Arellano hace unas semanas.

Tal vez sea debido a la temática de esta conferencia que obtuvo mayor difusión que las otras, me refiero a los mayas.

Es una pena que las demás conferencias del ciclo no tuvieran la misma repercusión ya que algunas también estuvieron interesantes o hasta divertidas y muchas otras fueron un verdadero suplicio. Ya fuera por los temas, por la exposición o por las preguntas algunas conferencias hicieron que deseáramos salir corriendo del lugar.

Sobre lo que usted acaba de llamar "el malestar en la cultura" bla bla bla bla (en una conferencia titulada "El malestar en la cultura de Freud" )


Tal vez esto se salga de tema, pero ¿qué opina usted del cambio en los billetes de $20 que está haciendo el gobierno de Calderón? (En la misma conferencia sobre Freud)


¿Usted qué opina sobre las profecías de los mayas que indican el fin del mundo blablabla? (A Mercedes de la GArza, especialista en los mayas)


YO he visto esos altares a Yemayé (o alguno otro oricha) y son muy bonitos, preciosos. (en la conferencia sobre ifaísmo, seguramente el señor Feraudy también ha visto esos altares y sabe cómo son)

Son algunos de los comentarios y preguntas que se han hecho en el ciclo. Hay muchos más que no recuerdo y, en lo que queda del ciclo seguramente habrá más. Sin embargo, una de las conferencias que más ha causado revuelo en las preguntas ha sido la de Arellano quien despotricó de manera sumamente simpática en contra de la película Apocalypto


Notimex
El Universal
Ciudad de México
Lunes 02 de julio de 2007

18:22 El filólogo Alfonso Arellano Hernández negó que el 23 de diciembre de 2012 vaya a acabarse el mundo y señaló que habrá una conjunción planetaria de Marte, Júpiter y Saturno.

Arellano, investigador del Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM, añadió que ese día "se verá una estrellota y el espectáculo será bonito, pero nada más, el mundo va a seguir, pues los mayas utilizaban sus augurios para momentos y lugares específicos y eso no se aplica a nosotros, en la actualidad".

Arellano habló al dictar la conferencia "Fuentes en piedra y papel", dentro del ciclo "El hombre y lo sagrado XI, textos y narrativas sagradas".

El acontecimiento es organizado por la Sociedad Mexicana para el Estudio de las Religiones y la Dirección de Etnología y Antropología Social, del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

"La verdad es que dichas profecías lo único que prevén es que el dios Bolon Yokte bajará del cielo, quizás por ser el dios que midió la Tierra con su paso al inicio del tiempo", dijo.

Agregó que el rey Pakal, de Palenque, consultó a los dioses para saber su destino, pero referido únicamente a él y a su reinado.

"Y es que las profecías son concretas, no hablan del futuro, únicamente señalan que el presente ciclo de la creación comenzó el 13 de agosto del año 3113 a.C., y que los sucesos de esta cosmogonía terminan en la referida fecha del año 2012. Luego, simplemente comenzará otro ciclo de 5125 años, con algunas horas menos por los ajustes astronómicos", explicó.

A diferencia de cosmogonías como la griega o la hebrea, entre los mayas existe la peculiaridad de que en sus relatos hay una gran recurrencia de creaciones previas, lo que significa que se renuevan.

"Mientras los mexicas cuentan cinco creaciones, los mayas contaron muchísimas más: antes incluso que los dinosaurios o la existencia misma del planeta. "Es el no tiempo de los dioses, ellos hacen cosas antes del fin" , apuntó Arellano.

Lo sagrado se cuaja en la cotidianidad, eso narran los códices, dijo Arellano, miembro fundador del proyecto La Pintura Mural Prehispánica en México, de la historiadora Beatriz de la Fuente.

Los días podían ser propicios, neutros o negativos, y conocer esto era vital para distinguir en qué días se podían o no realizar ciertas acciones, pues si no obedecían la armonía divina, las deidades podían mandar pestes, hambrunas o sequías.

Para ello se requería de la interpretación de los textos sagrados por parte de los chilam ("el que es boca") o sacerdotes.

El día que nació el Universo, hizo lo mismo el maíz, y el cielo fue alzado y extendido como una manta. Había tres tronos: el de 5 cielo, el de tiburón y el de nenúfar. Justamente los reyes de Palenque se sientan en los tronos originales del día de la creación, lo que los vuelve dioses a ellos, dijo el investigador.

En el tablero de Palenque todos aparecen jóvenes, aunque para esa época el rey tenía 50 años y sus padres ya habían muerto. "Están jugando a ser los dioses" , afirmó el historiador.

Las profecías y las interpretaciones de los textos sagrados mayas, aunque reflejaban el orden de lo divino, también lo hacían en el plano de lo cotidiano para sus habitantes.

"¿Me puedo casar con ella?, ¿puedo sembrar en esta fecha?, ¿es bueno que tenga un hijo ahora?" Y eso se empleaba para decidir en todo tipo de cuestiones, en bautizos, ofrendas, caza, la siembra y demás.

"Lo sagrado se cuaja en la cotidianidad, eso narran los códices" , dijo el miembro fundador del proyecto La Pintura Mural Prehispánica en México, de la historiadora Beatriz de la Fuente.

"Muchos investigadores nos quedamos con la parte antropológica e histórica, pero olvidamos lo mítico y lo sagrado. Cantidad de textos cuentan las historias de reyes, pero siempre mezcladas con historias de dioses, pero hay otros que sólo hablan de los dioses y esto da pie a hacer la historia del universo" , apuntó el profesor del Centro de Enseñanza para Extranjeros, de la UNAM.

cvtp

0 comentarios:

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More