agosto 27, 2007

¿Y este es el futuro?

Como muchos de ustedes no lo saben tengo un cibercafé. Y como seguramente sí lo saben, uno de los servicios que un changarro de este tipo ofrece es el de hacer tareas y trabajos para chamacos que no tienen computadora en casa o que no tienen ni idea de qué hacer frente a una. Hasta aquí no hay problema, no todos tienen recursos para hacerse de una y todos somos ignorantes en algún área (por ejemplo, yo tenía 21 años de edad cuando me senté por primera vez frente a una computadora). El problema, que da razón a esta entrada, es que entre quienes piden que se les haga la tarea están chamacos que, ya sea por falta de costumbre, hueva, valemadrismo o franca imbecilidad, no son capaces de hacer lo que, se supone, tendrían que aprender en clase.

Ejemplos como este sobran. Son tantos que enlistarlos sería ocioso, mejor relato a ustedes el episodio más reciente que me ocurrió.

Esto fue apenas ayer: Un chamaco que cursa primer año de secundaria llega a este establecimiento pidiendo 3 tareas:
  1. Redactar 2 anécdotas y enviarlas por correo electrónico.
  2. Contestar un cuestionario.
  3. Resolver 5 ecuaciones de primer grado.
El punto número 2 podía resolverse con ayuda de San Google.
El punto 3 era más que básico en primero de secundaria. Un ejemplo era: 3x+2=2x-4.

El punto 1 era el preocupante. Sus dos "anécdotas" venían escritas en dos pedazos de papel; con una letra que, al verla me hizo pensar: Debí poner más atención a mis clases de paleografía. No tuve la precaución de conservar los papeles, hubiera podido digitalizarlos y mostrarlos a ustedes tal cual. A cambio de ello pego a ustedes la transcripción, tal cual el bodoque la redactó. Si aparece alguna palabra bien redactada se debe a que el corrector de Word hizo lo suyo. Traté de poner el tipo de letra más estúpido, pero no se compara con lo que estaba escrito a mano en sus papelitos:

ANEGDOTA BUENA

ubo una vez que mi tía nos invitó a un balneario era sábado el lugar se llamaba santa María amazac yvamos en el camino viendo nada más los voladeros y todo nublado íbamos en una pesera era de un tío era de noche estábamos en la carretera y voladeros y lluvia. Nos bajamos en una tienda yo iba en la pesera hasta atrás yo y mi prima íbamos comiendo papas y refrescos mientras que nuestras mamás hacían sándwiches total hasta la 1 de la mañana llegamos a tal lugar rentamos un hotel y a esas horas mi abuelita y toda la familia hizo una biztecisa con chorizo y refrescos todos aunque ya era tarde comían, excepto mi hermana porque pezco un resfriado y estaba enojada por como llegamos pero al siguiente día vino la recompensa fuimos al balniario el agua estaba calientita y el lunes no fui a la escuela.

ANEGDOTA MALA

Cuando tenía 3 años pedía domingo y un dia pedi domingo y compré 10 bolsas de cheetos sólo porque me gustaba combidarle a mi hermana pero ella ya no quizo y yo segui comiendo ya era de noche ya estábamos durmiendo sentía escalofríos y ganas de bomitar, a los 10 minutos sentí que se me subia algo en el cuello y bomite como manguera.

No sabía si reirme, llorar o moverme. Cuando veo esta clase de cosas, se me opcurre culpar a los maestros por no saber enseñar a los monstruos por lo menos nociones básicas de ortografía y gramática, pero en este caso el chamaco no era precísamente un pupilo atento. Baste decir que ni siquiera contestaba mis preguntas cuando quise sabér qué era exactamente lo que quería, en una actitud que me hizo pensar: Pero para echar desmadre sí eres bueno.

Actualización (03 - 09 - 07): Acabo de recibir la visita de este niño nuevamente, después de algunas preguntas, resulta que no va en primero, sino en tercero de secundaria. Peor asunto todavía.

Actualización 2 (08 - 09 - 07): La historia continúa

4 comentarios:

Triste, realmente triste... y ambas 'anegdotas' son malísimas.

Y eso que no viste la redacción manuscrita original. De verdad era espeluznante.

Este es todo un reto para aquellos que deseen poner signos de puntuación .

No me puedo poner a criticarle, no tengo el corazón de hacerlo, especialmente después de haber revisado mis diarios de mis años en la secundaria.
¡Nah! Al menos en mis diarios los putnos y seguido si existían.

Es curioso, a mí me decían que leyendo se quitaba la mala ortografía y en ese entonces no funcionaba. Pero es peor cuando ya estás titulado de cualquier carrera, y escribes "anegdota"

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More