septiembre 29, 2006

Reflexión Garabato

Diez minutos de papel: Cinco minutos friki, cinco minutos otaku


Nunca he comprado un cómic, mucho menos un manga. He visto la BD y tengo algunas historietas. Cuando digo esto me siento como en una sesión de alcohólicos anónimos, pero al ser el lado oculto de la cofradía, les pido seriedad por favor. En mi defensa les diré que si los he leído.
Teóricamente son lo mismo, pero quienes son letrados en el tema reconocen la distinción. Por supuesto se trata del mismo fenómeno: un relato con imagen y texto, pero de expresiones diferentes. Cada uno ha adquirido rasgos distintivos. La clave se encuentra en la palabra relato.
Además de nuestro pulgar oponible, el uso de la palabra y la imagen gráfica nos distinguen, es decir, medios de comunicación. Tal vez una de las cosas más importantes para nosotros sea compartir nuestras experiencias; para lo que nos valemos de múltiples elementos: la novela, la historia, las formulas matemáticas, el dibujo, la poesía, la danza, etc., etc. La lista se incrementa con forme se descubren y se apropian nuevas técnicas.

En estos tiempos todo se ha mezclado, aún así reconocemos estilos por su lugar de procedencia. La división entre occidente y oriente sigue siendo práctica a pesar de todas las falacias que contiene. He aquí que las dos grades reverencia en estilos sean el cómic y el manga. La línea dura y violenta del primero, el refinado tazo del segundo, ambos igualmente estilizados.
Algunos dirán que sus brillantes colores y las fantasiosas historias cautivan a los lectores. Sí, ese es el primer paso, es el inevitable imán de lo sentidos. Claro, siempre permanece el placer estético, pero a su lado se encuentra el cuestionamiento.
En este caso no creo que el azar influya mucho la identidad de las dos grandes referencias. El cómic norteamericano tiene una gran presencia de héroes “mutantes”, de ese otro que no comprendo. Personajes cuyas habilidades despiertan la llamada del peligro y que, rompiendo la lógica del instinto, se dedican a auxiliarnos. De primera impresión parece ser una preocupación por la radiación, sin embargo no será la preocupación por reconocer en el otro a un igual. En el manga sobresale la orfandad y el hambre. Jóvenes que salen adelante por su convicción y su capacidad de establecer fuertes vínculos de amistad, de reelaborar su familia. La guerra fría y la bomba de Hiroshima.

Creo que el cómic (en general) no es un medio de evasión para adolescentes y adultos inmaduros. Al contrario si ponemos atención en ellos la presencia de elementos “reales” que han dejado en vela al mundo, son abrumadores. Su formato, el ágil ritmo, se gran expresión lo convierten en un medio ideal para propagarse. Que cómo la fuerza también tiene su lado oscuro. Lo mismo se convierte en protesta que en un banal entretenimiento.

Tiempo extra.

Sólo he apuntado generalidades, lo sé, pero espero les agrade el texto. Y para los cinco amables lectores les daré algunos detalles reveladores sobre Serindë: ¿Manga o cómic? Ambos estilos me gustan, realmente depende más del concepto y del sello del equipo de dibujantes. Realmente me atrae más el trabajo de dibujo. Y aunque les rompa el corazón no me gusta Superman ni Saint Seiya. Me agrada el dibujo de Yoshitaka Amano, y Carolina Eade. Y escribir esto me tomo más de diez minutos.

Ana y Mía ¿amigas?


Esta parte seria del circulo ha comenzado... veamos cómo nos va al poner algo de seriedad a los temas tratados... aqui, me lanzo con un tema harto compicado, si no funciona ni modo, la lucha le seguiremos haciendo.
Veamos que opinan nuestros cinco lectores sobre este tema.

Sidurti
***********************

Una tal Ana y una tal Mia


A pesar de lo que digan "ellas no pueden ser tus amigas", son más bien dos monstruos....te destruyen poco a poco, no importalo que digan aquellas que se dicen a su favor pues " así felices son". Por mas que intenten darles nombres "amables" y llamarles "sus amigas" la Anorexia y la Bulimia destruyen vidas. Problema delicado, y bastante complejo, pues éste tiene varias vertientes: desde lo orígenes de estas ENFERMEDADES; sus implicaciones sociales y culturales; sus dimensiones como enferdades psicológicas y fisiológicas, así como las terribles dimensiones que estos problemas comienzan a tomar.

¿quién es Ana ? ¿Quién es Mia?


Comencemos por lo básico. A pesar de que "anorexia" y "bulimia" se han convertido en palabras comunes en nuestro léxico, la información difundia sobre ellas sigue siendo ambigua.

Las caras de Ana

Ana es nerviosa
Ana es silenciosa
Ana se dice tu "amiga"...
ANA es una enfermedad psiquiátrica.

Se trata de un Transtorno de Conducta Alimentaria (TCA) que se presenta con múltiples caracteristicas médicas, que es silenciosa y sumamente mortal. Se carcteriza por una deliberada pérdida de peso inducida y mantenida por el mismo enfermo, pues hay un constante temor a aumentar de peso (en realidad es aumentar de medidas, masa corporal) aún estando bajo los niveles normales de su edad y talla; también a esto se une una distorsión de su imagen personal, por más grave que sea su situación en el peso corporal, no estarán conformes y buscarán diminuir más y más... buscando un poco de fellicidad.

ESta enfermedad se manifiesta con una deliberada restricción de los alimentos o la restricción de las calorías consumidas; o bien una gran preocupación por ciertos alimentos y rechazo a los mismos pues "engordan"; comienzan con dietas exgeradas y rigurosas que no se detienen a pesar de haber conseguido llegar al peso ideal, pues jamás se conseguirá llegar al peso deseado.
Hay también un cambio en el comportamiento con respecto al ejercicio, pues se fijan metas inalcancables, rutinas agotadoras buscando quemar grasas y/o calorías, llegando incluso llegan a inlfingirse algún tipo de dolor pues éste hace quemar calorías, además de que el dolor les recuerda el sacrificio que debe realizar para llegar a la meta deseada.

"nadie dijo que sería fácil llegar a ser unas princesas"

Las "alegrías" de Mía

Mía te da ratos de alegría
pero es una alegría pasajera...
la felicidad se te escurre entre las manos
en tu cuerpo nada ha quedado,
Ni siquiera tú.

Igualmente es un TCA, en el que también se busca una deliberada pérdida de peso y terror a aumentar de talla y peso. Pero este transtorno se identifica porque en su comportamiento hay serie de atracones de comida seguidos por un sentimiento de culpa que les llevaa la purga bajo la idea de "Puedo comer lo que quiera, lleno el estómago pero no dejo que se quede en el cuerpo y no engordo".
La comida se convierte en toda una adicción, es el único medio para obtener placer, para sentir una breve felicidad, pero es un placer culposo que se subsana con la purga haciéndolos caer en un ciclo autodestructivo.

Ambos TCA tienen en común una serie de cambios emocionales, pscológicos y conductuales que van desde cambios de humor, aislamiento social y familiar; sobrestimación de su peso y dimensiones, o bien de la imagen corporal; también sufren de cambios en la precepción coorporal y la estética pues se dicen: "entre más flaca más bonita me veo" o atribuyen comentarios positivos a su recién disminución de peso, igualmente que los comentarios negativos se los atribuyen a "el sobrepeso" que dicen tener. EN ambos casos se presenta el uso excesivo y casi terapeutico de laxantes, vomitios y diuréticos.También relacionan el éxito con el bajar de peso, lo cual en ocasiones se ve frustrado porque no siempre estos transtornos son acompañados de una delgadez extrema, o al menos ésta no es inmediata.

Ambos transtornos tienen terribles consecuencias a nivel fisiologico, pues no sólo se trata de la pérdida de masa y grasa corporal. También tiene una serie de transtornos físicos, como la ausencia del ciclo menstrual por tres meses (amenorrea); la disminución de la fuerza, pues los músculos también son afectados, incluyendo al corazón, lo que lleva a transtornos cardiovasculares; también conlleva una falta de energía, y fallas en la memoria; los huesos se descalcifican llevando a una prematura y lenta osteoporosis; en el caso particular de la bulimia, las contantes purgas llevan a un deterioro de las paredes del esófago y bucales, además de un daño al esmalte dental y encías y una pérdida de control de las purgas.

Los tratamientos básicamente deben ser de tipo psicológico y médico, no basta con recuperar el peso perdido y reeducar al cuerpo para que acepte los alimentos, hay que tratar seriamente la parte psicológica pues es necesario atender la concepción perdida del cuerpo, de la imagen personal, el autoestima y la estabilidad emocional perdida. Dicha inestabilidad provoca en los pacientes a cambios de humor y de caracter, irratibilidad, llanto, tendencias suicidas....etc.
No siempre el obligar a comer o vigilar constantemente a la persona afectada son las mejores soluciones, pues puede reacerse facilmente o llevar nuevamente a las conductas compulsivas de autoengaño -esconder comida, hacer trampa en las revisiones médicas, mentir, etc.- creyendo que así pueden engañar a los demás... ¡ahhh! pues se me olvidaba mencionar que para las personas que padecen anorexia y bulimia no se consideran como enfermas, para ellas no se trata de enfermedad y consideran que los demás son los que están mal por "impedirles su felicidad"

Si bien estos transtornos son mucho más comunes entre las mujeres, los hombres también pueden ser presa fácil de estas "amigas" no importando su preferencia sexual - pues entre lo que he revisado para estos temas se menciona comunmente que los hombres afectados tienen preferencias homosexuales; sin embargo yo no lo creo así, de hecho entre los hombres también hay un transtorno no necesariamente de la alimentación, pero si relacionado con la distorción de la imagen coorporal, tema sobre el cual espero escribir más a fondo en un futuro no tan lejano-.

Sin embargo, estas enfermedades tienen sus apologistas. Personas que mantienen una bandera de defensa de lo que ellas llaman "modo de vida" por el cual pueden alcanzar "la felicidad", pero sobre PRO ANA y PRO MIA me encargaré en una segunda parte.


septiembre 25, 2006

Estrenando

Como se me dijo, este espacio es para comentarios que, aunque pudieran estar escritos de forma sarcástica o chusca, llevan en sí mismos un contenido serio, dejando el círculo vicioso como mero ocio. Como no sé cómo empezar quiero referirme a un pequeño problemita de índole mundial: Darth Ratzinger Vs. Islam


Como si no bastara la demencia de Bush, ahora le entra como incendiario y cómplice este individuo y aliado incondicional del imperio, el inquisidor investido de Papa, que si de verdad lo eligió el Espíritu Santo vaya humor negro de ese TRIFE celestial (dicho encontrado por ahí y copiado con autorización). Porque Joseph Ratzinger, a lo alevoso y sin más, provoca al mundo islámico con la requisitoria que contra algún teólogo musulmán arrojó en 1391 cierto emperador bizantino:

Muéstrame lo que Mahoma ha traído de nuevo, y solo hallaras lo malo e inhumano: expandir con la espada la fe que él predicaba.

Y que arde Roma, porque se ha tenido que reforzar las medidas de seguridad en torno al Darth provocador. Ahora, tras del suceso, digan ustedes si tuvo o no tuvo razón un corresponsal judío de la segunda guerra mundial que dijo:

Todos tenemos la suficiente religión para odiarnos, pero no la necesaria para amarnos los unos a los otros…

Estudiando un poco el fenómeno de las religiones me encuentro con que el sacerdote y misionero católico Emilio G. Aguilar, arabista e islamólogo, en documento que de pura chiripada me encontré en este rato que ando investigando el asunto, dice algo que yo siempre he pensado:

“La dificultad de Occidente para entender el Islam viene del hecho de negarle a Mahoma esta experiencia, motor de toda su vida y de su obra; negamos su encargo profético, y entonces tenemos que buscar otros motivos que serán generalmente negativos: ambición de poder, liderazgo político, obra del diablo o de un esquizofrénico perdido."

Por eso tanto desprecio y las calumnias que muchos han amontonado. Muchos Xtianos (abreviatura de cristiano) siempre andan chingando que no hay que hacer caso a lo que la Iglesia o las religiones dicen, que lo importante es lo que dice Xto (Cristo) y que su mensaje de amor y demás, les contesto con lo que ya señalaba el cardenal Tarancón en el segundo Congreso Islamo-cristiano de Córdoba (España, no Veracruz):

¿Cómo se puede apreciar al Islam y a los musulmanes sin apreciar a su profeta y a los valores que han promovido la vida de éstos..?

Y además nos invita:

Del Islam se ha hablado mucho y mal. Vamos a comenzar nosotros a hablar un poco y bien.

Y de inmediato sus reflexiones (en estas horas he tenido chance de buscar entre mis archivos, casi ninguno en internet, para traer este post):
“La experiencia de Dios hace que tengamos un alma ecuménica, un alma hospitalaria con todas las creencias. Cuando ponemos vallas, límites y fronteras, desde luego no estamos haciendo lo que Dios quiere; es el signo más seguro de que no hemos hecho la verdadera experiencia de Dios”. Dudo mucho que Darth Ratzinger sepa esto, o si lo sabe, no procede en consecuencia.

Y que a Mahoma le siguió un puñado de fieles, y que este movimiento de hombres puesto en marcha por su predicación, que recuerda la sumisión total a dios y la solidaridad y justicia con los más pobres, se presenta ante la sociedad clasista y materialista de La Meca y Arabia, como revolucionario.

Yo no quiero hacer aquí una apología el Islam, ni tampoco denigrar el Xtianismo, aunque ganas no me faltan. Quiero poner las cosas en su sitio. Los que tanto andan defendiendo la Biblia, harían bien en cumplir algo que dice el Evangelio: “Tratad a los demás como queréis que os traten a vosotros”. Sé que a muchos les duele cuando hablan mal del Xtianismo; que hablen de sus fallos, pero mañosamente olvidan cuando se refieren a otras religiones, sobre todo al Islam, ese consejo tan evangélico y tan verdadero: “Trata a los demás, mira a los demás, encaríñate con los demás, como quieras que los demás te traten, te juzguen, se encariñen contigo”. Se supone que eso es lo Xtiano, y frente a ese Islam hay que asustarse,sino tener una mirada como la que (dicen) tiene dios. Dice, de Santiago Apóstol, Tony de Mello (excomulgado, por cierto):

El corazón cristiano esta casi sin estrenar frente al Islam. ¿A quién se le ocurriría tomar a un apóstol de Cristo, que no predicó más que el amor, y que fue capaz de amar hasta al enemigo, subirlo a caballo, ponerle una espada en las manos y enviarlo como si fuera un deporte religioso, a cortar cabezas de moros? ¡Y tenemos nuestras iglesias y catedrales llenas de Santiago matamoros..!

“El Islam no admite intermediarios, jerarquías, gente que se dedique a hurgar la conciencia de los demás, porque Dios es el absoluto, y el hombre el que libremente se somete a él. De un manotazo termina con todo lo que es clero, jerarquías, instituciones y demás. Después caerán también en la tentación y aparecerán los Ayatollah, los Ulemas…”


¿Como la ven?

Darth Ratzinger, que inició su vida pública en las juventudes hitlerianas (elemento que muchos quieren disculpar pero que no podemos pasar por alto), siendo ya cura, llegó al oficio de un inquisidor y fue tan quisquilloso con Mahoma como ha sido complaciente y benévolo con los pederastas padres Maciel y demás, y para acabar rematar, por obra y gracia del Espíritu Santo (dogma oficial, no invención mía), en sumo tubérculo y en “su santidad”. Este personaje acaba de citar, y escupir en cara de cincuenta y tantas naciones del Oriente islámico, ciertas expresiones de algún antiguo emperador bizantino acerca de que Mahoma impuso su religión a filo de espada, y trajo con ella lo malo y lo inhumano. Ya citaba yo a un periodista judío:

Todos tenemos la suficiente religión para odiamos, pero no la necesaria para amamos los unos a los otros…. Y un autor anónimo dijo: “La aparición del Islam fue una llamada a la reforma que la Iglesia, saturada de éxitos desde los tiempos de Constantino el Grande, no supo captar”.

En un foro que discutía al respecto, alguien mencionó con mucha razón que Darth Ratzinger no sabe nada del Islam. Su punto germinal, raíz y razón está en esta experiencia de dios de ese hombre nacido en La Meca en el 570, y sobre el que todos eran unánimes al afirmar que era un hombre piadoso, honesto y caritativo, a cuyo buen juicio recurría frecuentemente la comunidad. Se le conocía por el sobrenombre de “el piadoso, el equitativo, el amigo del necesitado y defensor del oprimido. ¡El hombre de acuerdo con Dios..!”

El profeta y el Islam nos recuerdan dos cosas: Allí donde nuestra postura no es coherente con lo que proyectan los creyentes sobre dios, no es coherente con dios, no puede venir de dios. La experiencia del ministerio de dios nunca es agresiva.

Me atrevo a decir a los musulmanes y a Xtianos: donde hay agresión no está dios. Toda palabra que digamos que viene de dios, si es agresiva, entonces están mintiendo. Vuelven a su dios incoherente (que ya de por sí lo es). Es justo entonces poner en duda una escritura. Y este es un criterio que hay que aplicar, y como Xtianos que se dicen muchos bien harían en arrancar más de una página del Antiguo Testamento también, porque eso del pueblo elegido… como que está medio cabrón.

Y si nos ponemos a hacer matices y distinciones. Muchos se llenan la boca diciendo que dios es amor, pues el amor no distingue y lo que no se parece en nada al dios amor y al dios que ama a todos los pueblos y a todos los seres humanos no viene de dios, ¡y nunca se mata más impunemente que cuando se mata en nombre de dios…!

El fundamentalismo que Darth Ratzinger y otros quieren atribuir al Islam es una palabra que no conocen ni el árabe ni los musulmanes. Se la han aplicado hasta el punto de que cuando se habla de fundamentalismo todo el mundo piensa en el Islam. Estos días se ha podido ver el fundamentalismo judío: 250.000 personas que gritan por las calles de Jerusalén que quieren volver a la Biblia ¡Y nunca se es mas fundamentalista que cuando se es en nombre de dios..!

Todo el Islam es una postura un talante nuevo, es decir, un rendirse sin condiciones ni dudas a dios; rendición agradecida puesto que todo venía de dios, rendición que es la esencia de lo que él ha experimentado, y que al mismo tiempo es la consecuencia del pacto que, según el Islam, hizo dios con la creatura antes de que existiese.

Los movimientos religiosos de la historia el Islam tienen su origen en la experiencia ardiente del místico de dios, en el encuentro indecible con el dios uno y único, experiencia personal, profunda, total, transformante y decisiva de un hombre llamado Mahoma

Para rematar, menciono los conceptos de Ibn Arabi, siglo XIII, que, frente al desmadre de Ratzinger, me parecen espléndidos.

Hubo un tiempo en que yo rechazaba a mi prójimo si su religión no era como la mía. Ahora, mi corazón se ha tomado el receptáculo de todas las formas religiosas; es claustro de monjes cristianos, templo de ídolos y Kaabah de peregrinos, tablas de la ley y pliegos del Corán, porque profeso la religión del amor y voy a donde quiera que vaya su cabalgadura, pues el amor es mi credo y mi fe.

Como dije, no quiero hacer una apología del Islam, soy de los que creen que la liberación del hombre incluye la liberación de la religión (por algo soy ateo). Pero me parece brutal la acusación de fundamentalismo cuando quien acusa es igual.

A ver qué tal les parece.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More